Videojuegos: ¿El Octavo Arte?

¿De donde venimos?

El término videojuego surge de la unión entre dos vocablos que a priori no tienen nada que ver, video y juego. Mucha gente siempre ha tenido problemas para tomar en serio este medio por su connotación implícita de la palabra juego, algo menor, un divertimento, algo que no merece ser tomado en serio.

Lo primero que hay que tener en cuenta que este es un medio joven, apenas en su adolescencia. Parece que hace ya una eternidad desde que aquel mítico juego de fondo negro y con dos rayitas en cada extremo que se intercambiaban un punto apareciera como divertimento en la legendaria Atari 2600, sin embargo, de ese momento no hace más de 40 años.

Imagen de una partida perteneciente al videojuego Pong
Imagen de una partida de Pong

 

Publicidad de un accesorio para la NES de la compañía Nintendo a finales de los años 80
Publicidad de un accesorio para la NES a finales de los años 80

Como cualquier medio joven los videojuegos se han enfrentando y se enfrentan a multitud de prejuicios, en parte porque desde un inicio siempre se enfocaron a un público adolescente e infantil, como un medio puramente para el entretenimiento, ahondado especialmente en la faceta de juego, lo que les ha colocado en una posición de salida desafortunada y complicada con vistas a ser tomados en serio por el público general.

 

Siguiendo sus pasos

La verdad es que la forma en que se producen videojuegos y la propia industria surgida alrededor de ellos no es tan diferente de otras más conocidas como la del cine. Por un lado tenemos grandes y bombásticas producciones en cuyo desarrollo se invierten millones de dólares, y que buscan agradar al gran publico, por lo que apuestan por fórmulas de éxito y continuistas para asegurar los beneficios ante todo. Pero al igual que en el cine existe películas de autor, existe otra variante que no se ha consolidado hasta ahora, conocida como los indies. Juegos de menor presupuesto realizados por equipos mucho más pequeños cuyo punto de equilibrio esta mucho más bajo, por lo que se pueden permitir propuestas más arriesgadas, artísticas o profundas.

 

Concept art del videojuego de Naughty Dog: Uncharted 4
Imagen promocional de Uncharted 4 (2016)

 

Imagen promocional de Fez (2008)

Es importante reivindicar este tipo de videojuegos en un medio que quiere demostrar cada vez más, que merece ser tomado en serio. Una particularidad con la que cuentan los videojuegos a la hora de contar historias de una forma mucho más cercana que otros medios, es la interacción, la mayor baza de este arte. Gracias a ella, los videojuegos consiguen reflexionar sobre temas tan interesantes e importantes como, las enfermedades terminales, la identidad individual o la psicosis.

 

 

Sin embargo, hoy vamos a entrar más en profundidad en otro juego más concreto disponible para dispositivos móviles cuya propuesta lleva a un nuevo nivel, la propia definición de lo que es y puede llegar a ser un videojuego. Arte.

Conoce a Nour

Con Entiérrame Mi Amor un pequeño proyecto indie buscan a través de un sencillo chat ponernos en la piel del marido de una refugiada que busca huir de Siria. La escritura es impecable y consigue implicarte en el trayecto ayudándola a tomar decisiones para que consiga su objetivo, huir de los horrores de la guerra. Los autores consiguen humanizar a un personaje de ficción con una historia basada en multitud de experiencias que han ido recabando durante el desarrollo.

 

El juego además no recurre a imaginería violenta o desagradable, pues todas las imágenes son dibujos, aun así consigue a través de sus palabras que entendamos lo dura que es su situación, implicándonos más y más a medida que el viaje de Nour, la protagonista, progresa.

Educar Jugando

Recientemente el fenómeno Minecraft también ha sido noticia por como los educadores ven potencial para su uso en la educación. Permitiendo por ejemplo a los alumnos visitar monumentos o edificios a través del entorno de juego. El reciente juego de la multimillonaria saga Assassin’s Creed incluyó un modo que permite descubrir el antiguo Egipto a través del llamado Discovery Tour con guías interactivas que muestran desde las construcciones al modo de vida de los egipcios de la época.

 

Hagan sus apuestas

El futuro es sencillamente apasionante y lo que amamos este mundillo cada vez estamos más ilusionados con las infinitas posibilidades que estamos explorando cada vez más, y como cada vez tenemos más ejemplos que ofrecer de lo que puede llegar a ser un videojuego, lo que puede llegar a hacer sentir, que te preocupes por esos personajes que te metas en una historia o aprendas una lección. Es un medio joven; pero, precisamente eso hace su futuro si cabe aún más emocionante.