QUE NO TE SUSPENDAN: UTILIZA TU MÓVIL PARA COPIAR EN LOS EXÁMENES

 

Los alumnos están cansados de estudiar horas y horas para obtener unos resultados de m*****. Por este motivo, utilizar el móvil para copiar se está convirtiendo en una práctica muy habitual para salvar el curso.

Estudiar mucho cansa la vista.
Fuente propia
Imagen era digital
Era digital
La Era Digital

Como muchas otras prácticas, copiar junto con el uso de chuletas se unen a la ola digital que caracteriza este siglo XXI. Y como no, los milenials han sabido introducirse en este nuevo mercado de chuletas digitales dotado aún de más ventajas que los métodos tradicionales.

 

Los clásicos

El origen de la creación de chuletas se remonta a las primeras escuelas y son realmente pocos los estudiantes que aseguran no haber copiado jamás en un examen. Por ello, que el meticuloso proceso de crear chuletas se ha ido perfeccionando a lo largo de los años dando lugar a creaciones de lo más ingeniosas.

Algunas de las técnicas clásicas más conocidas son el uso del pañuelo, la calculadora con tapa escrita, tinta invisible y chuleta en cualquier parte del cuerpo -sin embargo, a veces puede ser poco discreto, sobre todo cuando llega el verano y tus chuletas quedan al descubierto-.

Hay que tener en cuenta que el contenido de la chuleta puede verse afectado por el uso de una letra muy grande, limitando así el contenido, o por una caligrafía pésima. Si sufres estos problemas puedes recurrir a Chuletator, un editor de texto en el que se escribe el contenido y se exporta en el formato chuleta que se prefiera (para botella de agua, bolígrafo, etc.).

Con los medios tradicionales es más fácil que te pillen.
Fuente propia
Los nuevos
Los móviles y los smartwatch, las herramientas para copiar en el siglo XX

Las nuevas tecnologías han llegado a nuestras vidas para facilitarnos las tareas y es por esto por lo que también nos ayudan en momentos claves. Efectivamente, también nos pueden ser útiles en el momento de copiar.

El dispositivo más utilizado es el smartphone, ya que permite hacer infinitas fotos a los apuntes sin necesidad de crear sobre un papel una obra tan abstractas como los cuadros de Picasso, como en las chuletas tradicionales. Otro aparato útil es el smartwatch; puedes hacer ver que estás preocupado mirando la hora mientras consultas tus notas.

Asimismo, se han desarrollado artilugios exclusivos para el arte de la chuleta como los bolígrafos con cámaras diminutas. Con este, las preguntas son enviadas a otra persona que a través de un pinganillo te chiva la respuesta. ¿Lo malo? El precio, ya que ronda los 300 euros.

Pasos para copiar sin que te pillen

Ha llegado el día, ahora toca ponerse delante del pupitre y empieza el juego. Tú mejor amigo y compinche se ha sentado en la otra punta de clase. Le das la vuelta a la hoja y no tienes ni idea de la respuesta a lo que te están preguntando, de hecho, no entiendes ni la pregunta. Estás solo ante el peligro. ¿Qué puedes hacer? Sacar tu móvil.

Será necesario que tomes algunas precauciones, ya se sabe que los nervios pueden ser traicioneros. Te proponemos varios tips que debes tener en cuenta en todo momento:

  1. Deja el móvil a mano
  2. Espera a que el profesor se despiste
  3. Vigila que no te vea el chivato de clase
  4. Coge el móvil, desbloquea y directo a la galería
  5. Espero que te acordaras de hacer las fotos a tus apuntes
Recomendaciones

Sobre todo, no hagas movimientos sospechosos y ve levantando la mirada de vez en cuando, el profesor suele moverse sigilosamente como un ninja, por eso debes ser ágil y no te pongas nervioso bajo ningún concepto. Baja el brillo del móvil (tip imprescindible si llevas gafas) y ponlo en silencio.

¿Y si te pillan? Mala suerte, haber estudiado.