Puede el móvil ser un arma contra el machismo?

Devermut, imágenes del documental «De què es queixen les dones?» producido por TV3

Una vez las mujeres escarmentadas tras los casos mediáticos de violaciones que se camuflan en lenguaje blanco, se descubre de nuevo la ineficacia del sistema judicial en cuestiones de género. Es por ello que las mujeres han ido creando su propia munición de autodefensa para enfrentarse al día a día sin que ello requiera agachar la cabeza para evitar el conflicto. En el documental “¿De què es queixen les dones?” ofrecido por TV3 el pasado 5 de Marzo, la pareja de influencers Devermut explican cómo el teléfono móvil puede ser un aliado a través de iniciativas como la suya, la cuenta de  Instagram (@machismocallejero)que crearon para visibilizar aquello que sufren las mujeres a diario que la otra mitad de la población no sufre.

Publicación extraída de la cuenta de Instagram @machismocallejero

No te pongas así! Es solo un piropo…

El piropo es una agresión verbal, porque la finalidad no es halagar a la otra persona. La persona que dice un piropo se lo dice a sí mismo, no cuenta con la otra persona ya que es un elemento para marcar territorio. No se trata de un gesto sincero .

De esta manera, Devermut propone retratar a aquellos que pasan la vida impunes sin saber o a sabiendas que aquello que hacen no es bien recibido. En la mayoría de los casos al sentirse observados dejan de hacer aquello que está molestando, ya sea por el miedo a que esas imágenes acaben en un juzgado o en manos de sus madres, hermanas y conocidas. 

Otros casos…

Alicia Murillo Ruiz, extraído de Facebook.

 

Esto no es nuevo, una de las pioneras es Alicia Murillo, actriz, cantante y activista feminista quién hace un tiempo también decidió coger la justicia por su mano y  empezar un particular proyecto en su blog «Alicia a través del espejo» dónde propone grabar las reacciones de los hombres ante una cámara durante el acoso callejero. El proyecto tiene por nombre «El cazador cazado». Durante una entrevista realizada por La Sexta, Alicia explica su motivación de ésta manera: » Yo quería que se sintieran vulnerables igual que yo me había sentido vulnerable dos minutos antes».

Ya no andamos solas, andamos con un smartphone

En definitiva, existe una alternativa a huir para las mujeres que se sientan violentadas transitando por la calle, si bien es recomendable hacerlo si el acoso no cesa, pedir auxilio o correr hacia un lugar más concurrido para no ponerte en riesgo. Pero el hecho de llevar contigo el teléfono y filmar, puede servir como prueba de aquello que la justicia y la sociedad no quiere ver, aquellas cosas que en supuesta igualdad, seguimos igual y seguimos justificando.