El que guarda, halla o tiene Pocket

El síndrome de Diógenes llega a tu móvil con la app de Pocket. Ahora ya puedes tener en un mismo lugar aquella frase cursi inspiradora para tu futuro pie de foto de Instagram, el nuevo tráiler de La Casa de Papel y el enlace a los pantalones de Rosalía

 

Chico en una habitación muy desordenada llena de objetos y muebles.
Fuente: Paula García

 

Pocket, la antigua Read It Later, te permite almacenar todo aquello que te gusta de Internet para poder consultarlo más tarde. ¿Ya no encuentras el hilo de tweets sobre padres tirando lonchas de queso a sus hijos películas de autor? ¿Se ha perdido en un agujero negro aquel meme? ¿No te dio tiempo a leer el artículo de Abascal metiéndose con las mujeres, el feminismo, Podemos, los catalanes, el colectivo LGBT, los veganos, tu perro, su madre, el vecino del quinto o los dragones de Daenerys?* Con Pocket siempre podrás volver a acceder rápidamente a esa información sin tener que buscarla de nuevo.

*NOTA: Esta lista tiende a infinito.

 

Compatible con todo tipo de enlaces

Vídeos, imágenes, canciones, apps, PDF’s… ¡hasta tweets! No hay link que se le resista a Pocket. Todo aquello que tenga una URL lo podrás tener en tu aplicación. ¡Y, además, sin pagar ni un euro! Sí, querid@ lector pobre, la aplicación es gratis tanto para Android (plebe) como para iOS (¿en serio te gastas 1000 en un móvil y no puedes pagar por una aplicación?).

Accede a tus contenidos favoritos desde el móvil o, si lo prefieres, desde tu ordenador o tableta. Hacerlo es muy fácil, solo tienes que instalar la extensión de Pocket en tu buscador de Google Chrome o tener descargada la aplicación si deseas acceder desde un dispositivo más pequeño.

Shakira de joven en frente de un ordenador. En la pantalla aparece la aplicación de Pocket.
Fuente: Paula García

 

Sácale partido a Pocket

Toma nota de estos consejos (bueno, ahora se le llaman tips) si quieres aprovechar al máximo la aplicación:

  1. Utiliza etiquetas (hashtags para los modern@s):
Marie Kondo ordenando una habitación
Fuente: Netflix

Si empiezas a almacenar contenido sin ningún tipo de orden acabarás guardando enlaces que no volverás a consultar. Ponle freno a esa ansia viva de querer guárdalo todo y déjate llevar por la filosofía Marie Kondo. Clasifica desde un principio mediante etiquetas los links que te interesen. De esta forma la información guardada estará ordenada y podrás acceder a ella de forma más rápida.
Ejemplo: #PelículasNoMainstream #Libros #RecetasSaludables #memes #videoschorra #comidadetupper

  1. Personaliza tu lectura (customiza para los modern@s)
Bebé
Fuente: Giphy

Deja de quedarte ciego con esa Helvética de 10 puntos. Con Pocket puedes modificar el tamaño de la letra de tus artículos y hasta el tipo de fuente. Aplica filtros sepia a tus textos y modifica el brillo, tu vista lo agradecerá. Opta también por resaltar aquellos párrafos que te llamen la atención y guárdalos aparte. ¡Después siempre podrás acceder a ellos en tu lista de resaltados! Todas tus frases moñas a un solo click.

  1. Deja de gastar megas, tira de Offline: 
Mujer quejándose porque no tiene conexión a Internet
Fuente: Giphy

¡Otra buena noticia para tu cuenta bancaria! Pocket te da la opción de descargarte un artículo que quieras leer más tarde o una canción para escuchar mientras vas en el avión metro sin cobertura gracias a su opción offline.

Además, también puedes ahorrar activando la opción de descarga de contenido solo cuando tengas conexión wifi. ¡Este mes no te quedas sin megas!

 

Una red social más

Lo bueno de Pocket es que no solo te permite tener acceso a contenido guardado por ti, sino también al de otros usuarios. Crea tu lista de recomendaciones favoritas chorradas cutres que no le importan a nadie. Comparte a modo de retweet aquello que te guste de otras personas y, por supuesto, sigue y ten seguidores (tiembla Instagram…). ¡Aprovecha y conoce qué le gusta a la gente que padece síndrome de Diógenes como tú!

Pd: no seas ranci@ y guarda este artículo en tu Pocket.

Chico moviendo las cejas arriba y abajo.
Fuente: Giphy