Las chuletas prefieren el analógico al digital

El milenario arte de hacer chuletas

Chuleta de un papel con texto pequeño escritoEl origen de la creación de chuletas se remonta a las primeras escuelas y son realmente pocas las estudiantes que aseguran no haber copiado jamás en un examen. Es por este motivo que el delicado proceso de crear chuletas se ha ido perfeccionando a lo largo de los años dando lugar a inventos de lo más ingeniosos.

Se pueden encontrar de todos los tamaños imaginables, desde la famosa fórmula de Pitágoras hasta toda la guerra civil española apuntada en una mano; todas las técnicas posibles, desde la simple anotación en una mano hasta los que rehacen a la perfección las etiquetas de su típex con la tabla periódica incorporada.

 

Las TIC incorporadas al sistema educativo

Pinganillo usado para copiar en un examenDesde la llegada de las TIC, las personas docentes más modernas se empeñan en incluirlas en las aulas para cambiar los métodos de enseñanza y mejor la educación de sus alumnas. Lo que no esperaban al luchar por esta innovación era que los milenials han nacido con la tecnología bajo el brazo y no han dudado en utilizarla a su favor.  El mercado de las chuletas digitales es todavía mayor al tradicional. No solamente se basa en el uso del teléfono móvil o el smartwatch con fotos de los apuntes, también se pueden encontrar inventos de última generación como bolígrafos con cámaras diminutas que envían las preguntas a otra persona que, desde fuera, busca las respuestas y te las devuelve mediante pinganillos prácticamente invisibles.

 

Leer antes de usar

Si vas a utilizar el móvil para copiar en un examen, deber tener en cuenta ciertas precauciones. Aunque probablemente nuestras advertencias son algo obvias, sabemos también que más de una de vosotras sois algo despistadas… ¡Así que más vale prevenir que curar! Revísalas atentamente y recuérdalas en todo momento:

  • Asegúrate de cargar el móvil la noche anterior, quedarse sin batería no es un buen plan.
  • Pon el móvil en silencio. No vaya a ser que tu pareja te envíe su romántico «mucha suerte para el examen cariño» y todo se tuerza.
  • Baja el brillo de la pantalla, sobre todo si llevas gafas.
  • No pierdas de vista a tu profesor/a, se mueven mucho más rápido de lo que parece.
  • Si tienes alguna duda, esconde tu móvil antes de levantar la mano. Cuando esté de camino a tu mesa será demasiado tarde.

 

¿Las tradiciones en peligro de extinción?

Ante este despliegue de nuevos métodos para copiar, se podría pensar que aquellos más tradicionales deben temer por su vida. Pero ¿se ponen en práctica todos estos recursos? Realmente no. Aunque es cierto que son técnicas muy útiles e ingeniosas, su precio es demasiado alto para un joven universitario. El ejemplo explicado anteriormente del bolígrafo con cámara y pinganillo supera los 300 euros, por eso las estudiantes prefieren quedarse con las notas escondidas en la calculadora y perfeccionar las técnicas de toda la vida.

 

¿Te han pillado?

Aunque sigas al pie de la letra nuestras recomendaciones existe la posibilidad de que se te escape algo y te pillen. En ese caso, sentimos decirte que no te quedan muchas más opciones que encomendarte a tu Dios preferido, esperar que la noticia no llegue a tus padres y asumir el castigo preferido de Bart Simpson.

Bart Simpson castigado por copiar escribiendo en la pizarraNo volveré a usar una chuleta en un examen.

No volveré a usar una chuleta en un examen.

No volveré a usar una chuleta en un examen.

No volveré a usar una chuleta en un examen.