Be My Eyes, la app que permite ayudar invidentes con una videollamada

La premisa de Be My Eyes es tan simple como efectiva: contestar videollamadas de invidentes para “prestarles nuestros ojos” cuando lo necesiten. Fue creada por Hans Jørgen Wibger en enero del 2015 y ya cuenta con más de 2 millones de voluntarios. Actualmente, dispone de una versión para Android y otra para iOS. ¿Es útil para los discapacitados visuales o es otra aplicación más?

¿Cómo funciona?

Interfaz para voluntarios
Interfaz de voluntarios

«Mi deseo es que ayudándonos unos a otros como una comunidad online, Be My Eyes hará una gran diferencia en la vida diaria de las personas ciegas alrededor del mundo.”

Con esta frase describe la aplicación Hans Jørgen Wiberg en su página web oficial.

Los voluntarios y las personas con discapacidad visual se registran en la app indicando a qué grupo pertenecen. Además, se especifica en qué idiomas puede prestar o necesita ayuda esa persona.

Cuando un invidente desea ayuda, solo tiene que pulsar un botón. La petición de videollamada se envía a varios voluntarios a la vez, ya que así es más probable que haya una respuesta. Después, el invidente enfoca con el móvil el objeto o lugar que le interesa “ver” y el voluntario se lo describe.

¿Qué ventajas tiene Be My Eyes respecto a otras apps para ciegos?

Interfaz para invidentes
Interfaz para invidentes

Solo un botón. Cualquier discapacitado sabe que la sencillez es lo mejor cuando se necesita ayuda.

Inmediatez. Al contar con tantos voluntarios, es casi imposible que una llamada quede sin responder.

Descripciones humanas. Existen otras apps, como TapTapSee, que también se basan en la descripción de objetos. El problema es que la IA no siempre reconoce correctamente el objeto al que se apunta.

¿Es realmente útil?

Los móviles se han convertido en nuestro compañero inseparable, pero no todo el mundo puede disfrutar de ellos de la misma manera. En especial, los invidentes suelen encontrar problemas de accesibilidad (la mayoría de apps no los tienen en cuenta).

Be My Eyes es una solución que no facilita la relación de los discapacitados visuales con la tecnología, sino que sirve para la vida cotidiana. Además, depende de otros voluntarios. Es útil para aquellos invidentes que no cuentan con el apoyo de otra persona: ahora pueden conseguirlo de cualquier voluntario a kilómetros de distancia. Ya cuenta con más de 100 mil invidentes registrados.

Otras apps de accesibilidad para ciegos

La tecnología ha avanzado y no siempre se ha adaptado a las necesidades especiales de las personas discapacitadas. Por otra parte, existen aplicaciones aparte de Be My Eyes que intentan facilitar el manejo de los nuevos smartphones. Aunque hay muchas herramientas que pretenden ayudar a discapacitados (como Google Talkback VoiceOver), incluso teclados Braille para móvil, aún queda mucho por recorrer. Seguimos esperando el día en que la accesibilidad no sea un extra, sino una necesidad para cualquier app.